Restaurantes con encanto (y baratos) en Roma (y III).

Quizá lo mejor sería que simplemente no siguieras leyendo este post, apuntaras el nombre y dirección y fueras a este restaurante sin saber nada más, como hice yo. Porque este restaurante te desconcierta desde el mismo momento en que un camarero con esa sencillez y desparpajo tan romanos, te indica una mesa, llena de pequeños platos con embutido y queso, mejillones y gambas cocidas, chipirones y salmón ahumado.Y sin más explicaciones, como si fueras un parroquiano de toda la vida, te pregunta si quieres carne o pescado. Esa es la única decisión que vas a tomar si cenas en el restaurante I quattro mori.

I quattro mori es un restaurante de cocina sarda, llamado así porque en el escudo y la bandera de la isla de Cerdeña, aparece la cabeza de cuatro moros

Lo primero que se me pasó por la cabeza es que me habían asignado la mesa en la que ponían los pedidos según iban saliendo de la cocina, antes de distribuirlos por las correspondientes mesas. Ante mi pregunta de si todo aquello era para mí, el camarero me informó de que esos platos que atestaban mi mesa eran los antipasti de mi menú, así que, con alguna duda de haberle entendido bien, me dediqué a despejar la mesa de esos antipasti, para dejar sitio a lo que me tenían reservado.

No pasó mucho tiempo sin que llegara otro camarero a servirme un risotto alla crema di scampi*, que fue como un salvavidas en ese desconcierto que manejaba desde que había entrado por la puerta. No desmereció tampoco la pasta que me trajeron a continuación, unas linguine allo scoglio**, que me parecieron excelentes.

Como me había decidido por la carne, el camarero me sirvió maialino sardo***, que hizo que me arrepintiera de no haber elegido el menú de pescado, que veía pasar por delante de mi mesa con una pinta deliciosa.

El postre también me defraudó, pues la fruta, aunque viera presentada en una fuente llena de hielo, resultaba insípida. Pero como no vengo a Italia a comer fruta, las botellas de limoncello y grappa**** que me plantaron en la mesa con el café me sirvieron de consuelo.

La situación del restaurante, muy cerca de la Plaza de San Pedro en el Vaticano marca decisivamente a la clientela. En la mesa de al lado, un cura alemán destinado en el Vaticano cenaba con sus familiares de visita desde Munich, desmintiendo el lugar común según el cual sólo los españoles hablamos alto en los restaurantes; a mi izquierda, otro cura cenaba con un amigo, charlando quizá de oscuros secretos del Vaticano.

En fin, I quattro mori es un restaurante algo irregular, pero al que no le falta una cualidad que cada vez se echa más en falta: la personalidad.

I Quattro Mori está situado en Via di S. Maria alle Fornaci 8/a (Porta Cavalleggeri). Roma. (Y como dicen en su tarjeta, a 200 metros de la Plaza de San Pedro).

* Risotto alla crema di scampi: Risotto con gambas.
** Linguine allo scoglio: Linguine con marisco.
*** Maialino sardo: Cochinillo según una receta sarda.
**** Grappa: Orujo.