“La zapatilla más cómoda jamás hecha” – Nike Cortez

Hace ya más de 40 años, uno de los mejores corredores americanos de maratón la bautizó de esta forma. La historia de este modelo y lo que llevó a Bill Bowerman a fabricarlo explica el carácter innovador de la marca. Todo comienza con la fiebre del “jogging” que inundaba Estados Unidos a mediados de los años 60. Muy similar a lo que estamos viviendo en estos años. Todo el mundo, de cualquier edad y condición física, comienza a correr. No les culpo, correr engancha.

Bill Bowerman, uno de los cofundadores de la actual Nike, ejercía por aquella época de entrenador de atletismo de la Universidad de Oregón. Consideraba que los atletas necesitaban una zapatilla con amortiguación desde el talón a la puntera. Por ello comenzó a experimentar con diferentes diseños. Tras más de 2400 kilómetros de ensayos, finaliza el diseño en 1968. Cuatro años después se ponen a la venta alcanzando un tremendo éxito tras verse en los pies de los atletas americanos en los Juegos Olímpicos de Munich 1972. Un detalle a resaltar fue que las Cortez no se veían solamente como un calzado de running sino que pasaron a usarse en otros ámbitos más urbanos. Esto fue particularmente notable en las universidades donde los atletas comenzaron a llevarlas tras sus entrenamientos.

Esta reedición de la primera zapatilla de running de Nike se presenta en ante gris. Incluye dos pares de cordones de diferentes colores. El swoosh, distintivo de Nike, que causó tanto furor en 1972, viene en un color dorado muy chic.

foot District - Nike Cortez Vintage 511456078